zero waste

Zero Waste es un término anglosajón que quiere decir “cero residuos” y que apela a un estilo de vida consciente de lo que se consume. Tendemos a asociar menos waste a menos cosas. Sí, tenemos un montón de objetos reutilizables, y sí, los usamos y los encontramos realmente útiles. Pero el foco de la conversación sobre el zero waste no tiene porqué estar relacionado con «objetos” en concreto.

En lugar de hablar de las cosas que podemos comprar para reducir nuestros desechos, en este artículo te contaremos qué podemos hacer para que el consumismo no mande en nuestras vidas.

En thelemonapp te damos un pequeño empujón al estilo de vida “residuo cero”

1. Actitud: «Yo sí puedo»

  • Si queremos conseguir algo, tenemos que creer que es posible. Eso no significa que tengamos que pensar en absolutos. Seamos realistas sobre lo que es posible, para nosotros, y basémonos en ello.
  • No poder hacer absolutamente todo no es razón para no hacer lo que realmente está a nuestro alcance. Demasiada gente se echa hacia atrás pensando: “oh, yo nunca podría ser 100% zero waste, o “nunca podría hacer todas mis compras en una tienda a granel, es demasiado caro”. Pero no hay ninguna regla que diga que tienes que hacerlo.
  • Todo cuenta y cada acción (por pequeña que sea) es importante. Con demasiada frecuencia asumimos que tiene que ser todo o nada, y si no podemos hacerlo todo no deberíamos ni molestarse en intentar la iniciativa zero waste. Sin embargo, todo cuenta.
  • Evita comparaciones. Lo que necesitas es una meta que sea alcanzable y realista. También es importante que evites compararte con lo que los demás están haciendo. Eso te mantendrá optimista mientras trabajas en hacer el cambio.
  • Equivocarse es parte del proceso de aprendizaje. No olvidemos que habrá tropiezos, errores y momentos en los que todo se complica un poco.

2. Enfoque: céntrate en las soluciones

  • Nuestra esfera de preocupación es lo que nos importa. Hay una gran cantidad de cosas que nos importan y que queremos que cambien: el cambio climático, el sistema alimentario, el uso excesivo del plástico en la fabricación, el bienestar animal, la deforestación…. Puede ser un poco abrumador pensar en todas ellas, así que no lo hagas.
  • Piensa en qué puedes contribuir tú. Puede que no seamos capaces de influir en las decisiones políticas tomadas por los líderes en países extranjeros, pero aún así tenemos influencia sobre los demás y el mundo que nos rodea. Podemos unirnos a campañas, podemos apoyar eventos locales o crear los nuestros. Podemos recoger basura, o boicotear a las empresas poco éticas. Podemos rechazar el plástico de un solo uso y comprar de segunda mano.
  • Pasa menos tiempo preocupándote por las cosas que no puede cambiar, y más tiempo haciendo los que está a tu alcance. Por ejemplo, en lugar de abrumarte por la contaminación plástica, deja de consumir bolsas de plástico y usa bolsas de tela o rafia cuando hagas la compra.

3. Creatividad: tu gran aliada

  • Si piensas que la creatividad no es tu fuerte, no te asustes. No necesitas ser creativo, solo necesitas que otros lo sean. La gente siempre está proponiendo grandes soluciones y hacks para diferentes problemas, y Internet es una fuente inacabable.
  • Sea cual sea tu creatividad, úsala en tu viaje hacia el desperdicio cero. Compártela y usa las ideas creativas de otros para ayudarte con las cosas que no se te dan tan bien. Tal vez sepas coser. Tal vez tus habilidades para remendar son extraordinarias. Tal vez sepas cómo arreglar cosas. Tal vez puedas encontrar un uso para cualquier cosa. Tal vez estás lleno de ideas de reciclaje.

Si piensas que el estilo de vida residuo cero es demasiado duro, será demasiado duro. Pero si piensas que reducir tu basura o limitar el uso de plástico está a tu alcance, vas por el buen camino.

Piensa en las áreas de tu vida en las que puede hacer pequeños cambios y mejoras, y encuentra maneras que se adapten a ti. Si te atascas, no desesperes – es probable que alguien tenga una solución creativa para tu problema. Y si se te ocurre una solución increíble, ¡compártela con todos los que te escuchan!

Zero waste y una vida sin plástico es un estilo de vida y un viaje. No hay un punto final al que llegas y puedes decir que ya has acabado. Es continuo, y cada día trae nuevos desafíos. Así que olvídate de los absolutos o de la perfección. Simplemente haz lo que está a tu alcance.

¡Compartir te hace mejor persona!

Leave a comment